martes, 2 de agosto de 2011

Las cosas en su sitio.

Tras leer el comunicado, en el cual no se comunica nada, emitido por el Presidente ilegítimo de FOCDE en la página web de la entidad, a uno le vienen a la memoria los panfletos y discursos del último dictador español tras la postguerra civil, en los que se proferían arengas para alentar a la población con autoalabanzas al propio régimen, y en los que se advertía a los ciudadanos de los peligros de los enemigos de la nación.

El referido comunicado, que según el Presidente es motivado por los rumores difundidos por distintos medios en Internet, no aclara en ningún caso cuales son dichos rumores y por lo tanto tampoco los desmiente. Tal vez el Presidente ignore el verdadero significado de la palabra rumor, y como parece ser así, procedo a aclarárselo: Rumor es una información, cierta o no, que es de conocimiento general sin haber sido publicada; en caso de tratarse de una noticia falsa y malintencionada, el rumor recibe el nombre de bulo.

Y lo cierto es que todo lo que se ha publicado en Internet a propósito de la pasada Asamblea General de FOCDE carece de la premisa de no haber sido publicado, pues de hecho, ha sido publicado en diferentes medios, incluido este blog, y todo lo narrado en ellos se ajusta con fidelidad a lo verdaderamente sucedido, constituyendo en sí el contenido de una información veraz.

Pero tras leer el comunicado, por seguir llamándolo de alguna manera, comprobamos que en absoluto se desmiente nada de los hechos e irregularidades denunciados en la información dada, sino que lejos de ello, se convierte en una retahíla de descalificaciones, improperios y juicios personales arbitrarios hacia los dirigentes de las federaciones disidentes, en un intento patético y desesperado por desacreditarlos. O sea, que en lugar de desmentir, lo que en verdad hace no es otra cosa que esparcir mierda, remontándose incluso a los tiempos en que estos dirigentes llegaron a sus respectivos cargos y previendo desde entonces sus presuntas intenciones de conducir a sus representados fuera de FOCDE, porque, según manifiesta, hayan mantenido contactos con dirigentes de COE, acusándolos, entre otras lindezas, de deslealtad. Y pregunto yo: ¿Es deslealtad hacia FOCDE el discrepar con la política de su Presidente y el oponerse a sus constantes abusos? ¿Es deslealtad intentar democratizar FOCDE? ¿Acaso la supuesta lealtad a FOCDE exige no dialogar con dirigentes de otras entidades? ¿Acaso dicha lealtad impide que las federaciones estudien otras posibles alternativas? ¿Acaso él mismo no ha mantenido y mantiene contactos con esos mismos dirigentes? Evidentemente, una vez más el Presidente de FOCDE muestra su despotismo al pretender ignorar la esencia de un derecho fundamental, como lo es el Derecho de Asociación, así como todos los preceptos contemplados en la LODA. No hay mayor deslealtad hacia una entidad que considerarse dueño y señor de la misma.

En verdad, con estas actuaciones impropias de alguien que ostente cualquier cargo democrático, lo que se evidencia una vez más es el verdadero talante de su autor, quien se considera propietario de todos y cada uno de los criadores de este país y negándose a respetar la representatividad de sus dirigentes cuando éstos dejan de convenirles; talante que se ve reflejado explícitamente en el hecho de acusarlos de deslealtad, al ignorar su derecho a decidir su futuro, como si éste estuviera hipotecado de por vida a FOCDE. Precisamente eso que el Presidente califica como deslealtad, está amparado por la LODA, la cual reconoce el derecho de todo asociado a abandonar la asociación en cualquier momento; o sea, es un acto legítimo.

También refiere ciertas “amenazas” incluidas en las manifestaciones del Sr. Alemán ante la Asamblea General, en las que, según el Presidente, éste amenazó con que la federación canaria abandonaría FOCDE en caso de no satisfacerse sus reivindicaciones. Pues bien, este hecho no sólo es falso, porque yo asistí a dicha asamblea, sino que además, aun cuando fuera cierto, sería un acto legítimo, como se indica anteriormente. El Presidente una vez más evidencia su insuficiente formación, o incluso peor, su manifiesta intención por manipular a los lectores, al no discernir entre amenaza y advertencia; la primera está tipificada en el código penal, la segunda es legítima en todo caso.

El Presidente pormenoriza la situación en cada una de las federaciones disidentes y bajo el pretexto de que sus asociaciones no hayan comunicado directamente sus bajas a la entidad (cosa que además es falsa en la mayoría de los casos), intenta enmascarar una realidad que previamente sí ha sido transmitida a través de sus respectivas federaciones; realidad que por mucho que se enmascare se traduce en pérdidas económicas y sociales muy importantes, y que probablemente se incrementen en el futuro; de hecho en Extremadura también se han producido, de momento, otras dos bajas más que no menciona el Presidente.

Tal vez y como dice el comunicado, FOCDE siga siendo la federación española, como tal, con mayor número de asociaciones, pero éste es triste consuelo para una entidad que ha pasado en pocos años de representar a casi la totalidad de los aficionados a representar apenas el 30% de los mismos, viéndose cada día más aislada, reducida y debilitada, signo inequívoco de una tendencia inevitable, que lejos de hacer reflexionar a sus directivos, les aferra al poder con artimañas ilegítimas, no siendo conscientes de que, por este camino, solo les quedará el ostracismo y el juicio que de cada uno de ellos haga la Historia.

A estos respectos solo puedo aplaudir el hecho de que los aludidos no hayan incurrido en dar réplica a todas las falsedades que se publican en ese comunicado ni a los improperios recibidos, aplicables en grado máximo al autor de los mismos. Tristemente, tengo que excluir de este aplauso, por ser la excepción, al Sr. Penedo, ya que sus réplicas le han hecho caer a la misma altura del propio Presidente, por muy humana que haya sido su reacción. También tengo que excluir de este aplauso al Sr. Sousa, pues fehacientemente tengo conocimiento de la veracidad, en este caso sí, de lo expresado a su respecto por el Presidente de FOCDE.

Continúa el Presidente advirtiendo a diestro y siniestro sobre posibles actuaciones contra el Mundo, recurriendo a COM e incluso a los tribunales, pero no aclara nada sobre los motivos para hacerlo, todo a modo de panfleto para sus cada vez menos adeptos, tal y como ya hiciera en el pasado con el caso COM-E. Parece ser que aún no ha asimilado que en COM ya no es absolutamente nadie, y que sus protestas sólo pueden causar lástima; tampoco parece haber comprendido que los que actúan de manera legítima nada tienen que temer de los tribunales. Su desesperación llega al extremo de advertir incluso sobre posibles métodos que él mismo califica como “rastreros y sucios”, con lo cual deberá hilar muy fino, no vaya a ser que se vuelvan en su contra, pues con ello sí está rozando lo que sería una verdadera amenaza.

El texto del Presidente finaliza hablando de las grandezas de FOCDE y de la brillantez de su futuro, garantizando éste y el de sus servicios. Creo que le faltó culminarlo con aquello de “Arriba FOCDE” para que el símil con el franquismo hubiera resultado perfecto. Lo que no aclara el Presidente es durante cuánto tiempo va a ser así, porque se trata de una simple cuestión de matemáticas, y si ya hubo que ajustarse el cinturón cuando sucedió la fractura ornitológica, ahora el ajuste podría ser aún más duro, pues la entidad, según él, ya se encontraba en el límite antes de las bajas producidas recientemente, y que representan la pérdida de importantes ingresos para la misma. ¿En qué consistirá el nuevo ajuste? Dejemos que el tiempo nos sorprenda con alguna nueva “brillantez” recaudatoria.

En verdad, nada se comunica ni nada se desmiente, y lo cierto es que el Presidente hace un uso personal de la web de FOCDE para responder a los foros, en los que ya, ni los Pájaros ni las Campañas dan la cara por él; unos tal vez defraudados, y otros tal vez escondidos. Sus palabras soeces y malintencionadas ya no reciben eco de nadie y se emiten desde la soledad. Pena me da un Presidente que así actúa y así se ve; y pena me da una federación que fue grande y que poco a poco va siendo destruida, y a la que sólo deseo que los que cada vez menos que quedan en ella, comprendan cuanto antes cuál es su verdadero cáncer, requisito imprescindible para salvarla del abismo.

La pasada Asamblea de FOCDE representó una clara victoria para los disidentes, porque en ella, pese a las tropelías cometidas, nunca se alzó la voz ni se pronunció una palabra malsonante; nos pronunciamos con firmeza y lo denunciamos después con la misma firmeza, pero a diferencia de los disidentes predecesores, jamás perdimos las formas. Esa ha sido la clave para ganar y nuestra victoria se llama credibilidad. Hoy más que nunca, el Presidente ilegitimo de FOCDE carece de cualquier credibilidad, por la misma razón por la que es ilegítimo, y su final llegará cuando lo confirmen los tribunales. ¡Qué lástima que antes otros no actuaran igual; porque a estas alturas ya estaría todo en su sitio!

Y hablando de sitios y cambiando de tercio, compruebo con estupor que ante el grave error cometido por los dirigentes de COE, aunque haya sido bienintencionado, de mezclar las churras con las merinas en el llamado preacuerdo con las federaciones UEFO, emerjan de nuevo antiguas voces entre sus filas que ahora se manifiesten con victimismo, argumentando haber sido receptores de toda clase de insultos y vilipendios en el pasado, como si de hermanitas de la caridad se tratase y estuvieran libres de toda culpa. Me preocupa que estas personas regresen a la escena pública porque ya en su día, lejos de ser víctimas, lo que en verdad demostraron es que no estaban a la altura de mantener un debate serio, riguroso y ceñido a los hechos, y en cambio incurrieron en llevarlos al terreno de lo personal y a la descalificación por cualquier medio del adversario. Ahora, algunos dirigentes de COE comprueban en sus propias carnes la acritud con que se expresan y así lo reconocen, con mensajes que siempre fueron causa de crispación y provocación, resultando en réplicas proporcionales cuyos resultados todos conocemos. Flaco favor le hicieron en su día estos señores a su propia causa y flaco favor volverán a hacerle. Afortunadamente las cosas han cambiado para mejor en COE y muchos de estos señores ya están en el olvido obligado y causado por sus propias conductas, del cual no deben regresar; otros han sido relegados a meras figuras de porcelana; y otros, bestias del pasado, ahora adoptan una posición mucho más comedida y prudente, demostrando que saben mantener las formas y abogando por la reconciliación. En COE han emergido en su lugar nuevos líderes, que podrán errar como todo humano, con los que podré discrepar legítimamente y que sin ningún temblor serán objeto de mis críticas cuando proceda, pero algo tengo que reconocer y es que, a diferencia de sus predecesores, saben mantener las formas. Y es que las formas dan y quitan razones, y son fundamentales para cualquier tipo de convivencia.

Hablar hoy de unificación me resulta improcedente por prematuro, pero además también porque mi discurso ha cambiado, y lejos de ser el defensor a ultranza de la misma de antaño, ahora creo justo en lo contrario, en la pluralidad; una pluralidad que nos haga coexistir pacífica y respetuosamente, y que llegado el momento nos conduzca a actuaciones de cooperación, como podría ser la organización de un verdadero y único Campeonato de España coorganizado por todos. Pero para llegar a esta situación, es necesario abandonar el rancio discurso del rencor y que algunos dirigentes terminen de asumir que en adelante no deberán ni podrán existir feudos para nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentar esta noticia